Cómo funciona la inversión en Renta Fija

Guía para entender cómo funciona la inversión en Renta Fija

Portada » Blog » Estrategias de Inversión » Inversiones Alternativas » Guía para entender cómo funciona la inversión en Renta Fija

En esta entrada te cuento en detalle cómo funciona la inversión en renta fija: principales conceptos, tipos de renta fija que existen, cómo se calcula la rentabilidad y los principales riesgos de este tipo de inversión. Además, entro en detalle explicando cómo y por qué afecta la subida de tipos al valor y la rentabilidad de un bono con ejemplos prácticos.

Invertir en deuda es prestar dinero a alguna persona, empresa o institución pública a cambio de intereses. Puede funcionar bien mediante un préstamo o bien con una emisión de deuda (renta fija).

  • Los préstamos son operaciones financieras en las cuales un prestamista otorga, mediante un contrato entre dos partes, una cantidad de dinero a otra a cambio de unos intereses (y promesa de devolución del principal en un plazo acordado).
  • La Renta Fija son instrumentos que emiten (venden) empresas o instituciones públicas que requieren de financiación y compran inversores a cambio de unos intereses. Generalmente, cuentan con la devolución del principal en un plazo acordado, aunque existen excepciones).

También existe la posibilidad de invertir en deuda mediante plataformas de Crowdlending. En este caso, se capta financiación en el mercado por parte de múltiples inversores a través de un intermediario. Esto sería un tipo de préstamo en todo caso (también ofrecen bonos).

Tipos de Renta Fija

La renta fija puede ser pública o privada. También existe un tipo de renta fija que tiene un funcionamiento particular que son los fondos de renta fija, que pueden incorporar ambos tipos o uno de ellos.

Deuda Pública

Si son bonos del estado (deuda pública), se clasifican según su plazo de devolución del principal:

  1. Letras del Tesoro si tienen un plazo inferior a un año
  2. Bonos del Estado si tienen un plazo de entre 2 y 5 años.
  3. Obligaciones del Estado si tienen un plazo entre 7 y 30 años

Puedes comprar renta fija, bonos de una empresa o estado, a través de tu banco, aunque este seguramente te cobre unas comisiones más altas que si acudes directamente a quien los vende.

En el caso de letras, bonos u obligaciones del estado, puedes comprarlos directamente desde la página web del Tesoro Público.

Deuda Privada

La deuda privada (emitida por empresas) también se puede clasificar según el plazo:

  1. Pagarés si tiene un plazo inferior a 2 años.
  2. Bonos y obligaciones de forma similar a la deuda pública

Dentro de la deuda privada, existen también productos que venden los bancos, a cambio de que te comprometas a dejarles tu dinero un tiempo:

  1. Cédulas hipotecarias: Compras participaciones de un conjunto de hipotecas, convirtiéndote en acreedor de los propietarios que se han hipotecado.
  2. Depósitos: Te comprometes a dejarles tu dinero depositado durante un tiempo preacordado a cambio de una rentabilidad preestablecida.

Algo que pasa desapercibido muchas veces es que, al depositar dinero en un banco, ya sea en una cuenta corriente o depósito a plazo, les estás prestando ese dinero, que aparecerá en sus cuentas como un pasivo (deuda). Lógicamente, si no te comprometes a no llevártelo al día siguiente, la rentabilidad que te darán será nula o muy baja, y conforme haya más compromiso por tu parte te ofrecerán un interés más alto.

Principales Conceptos para Invertir en Renta Fija

Si te interesa invertir en renta fija, es importante comprender los siguientes conceptos:

  • Cupón: El cupón es el pago que reciben los titulares como interés, la compensación del inversor por prestar dinero al emisor.
  • Vencimiento: Duración del bono. Fecha en la que te devuelven el principal y terminan los pagos de intereses.
  • Principal o Valor Nominal: Cantidad a devolver por el emisor cuando vence el bono.
  • Precio de mercado: El precio de un bono fluctúa en el tiempo, se pueden comprar por encima o por debajo del valor nominal (con descuento o con prima).
  • Tipo de interés del cupón: El cupón es el porcentaje del valor que el inversor recibirá anualmente como cobro de intereses.

Bonos Sin Cupón

Existen bonos sin cupón, en los que los intereses se abonan en su totalidad al amortizarse (a vencimiento). En este caso, compras un bono por una cantidad menor que la que te van a dar a vencimiento.

  • La diferencia entre el valor de compra y el valor nominal indica el retorno del bono sin cupón.

Bonos Perpetuos

También existen bonos perpetuos, en los que nunca se devuelve el principal, no tiene fecha de vencimiento, el emisor paga un cupón para siempre.

  • En algunos casos el emisor tiene la opción de repagar el principal a partir de un cierto número de años.
  • La inflación acumulada a lo largo de cada vez más años hace que el cupón de estos bonos vaya reduciendo su valor real hasta algo ínfimo en el largo plazo.
  • Los inversores se enfrentan a un riesgo de crédito perpetuo. En algún momento el emisor puede desaparecer.

Cálculo de la rentabilidad en Renta Fija

Supongamos que compras un bono X a 5 años en el mercado primario de un emisor con un valor nominal de 1.000€, con un cupón del 5%. Ganarías 50€ al año por el cupón y en 5 años te devolverían el principal. La TIR será igual en este caso al tipo de interés del cupón si se lleva a vencimiento (5,0%).

Renta fija cash flow Bono al 5% a 5 años

Imaginemos que inmediatamente después de comprarlo sube el tipo de interés de ese bono al 6%. Un inversor en ese caso puede comprar un nuevo bono Y de la misma empresa en el mercado primario por 1.000€ y que le proporcione un cupón del 6% o 60€ al año. La TIR será igual en este caso al tipo de interés del cupón si se lleva a vencimiento (6,0%).

Cash flow Renta Fija Bono al 6% 5 años

De forma alternativa, puede comprar tu bono X (o uno igual al tuyo) en el mercado secundario, que se habrá depreciado para que proporcione el retorno que exige el mercado, pero cuyo cupón no cambia, ya que es fijo. El valor habrá caído lo suficiente para que la TIR durante el periodo de tenencia sea igual a la de mercado, o sea, 6,0%. En este caso, para que el retorno, medido en TIR, sea del 6,0%, el valor debe bajar a 958€ (descontando el cash flow a una tasa del 6,0%), y el tipo de interés del cupón será 5,2%:

Cash flow subida de tipos efecto en bonos

Como vemos, se puede perder dinero en renta fija, por muy fija que sea.

El valor del bono X con la subida de tipos ha bajado un 4,2% de 1.000€ a 958€ (42€ menos). Sin embargo, si lo llevas a vencimiento, a nivel de cash flow te da igual, tú lo has comprado a 1.000€, percibirás 50€ todos los años y a vencimiento recuperarás esos 1.000€ de principal. Solo te afectaría si vendes el bono, bien porque necesites liquidez o bien porque, como los tipos han subido, quieres invertir el capital en otra inversión más rentable, aunque a costa de perder 42€. Sí tiene un coste de oportunidad: tu capital está consiguiendo una rentabilidad del 5,0%, cuando en el mercado se consigue con el mismo riesgo un 6,0%.

La rentabilidad o tipo de interés del cupón no es lo que vas a ganar, porque hay que tener en cuenta lo que te devuelven al final, el principal.

Se debe utilizar la Tasa Interna de Retorno o TIR para medir el retorno real. También puedes calcular el beneficio sobre la inversión realizada, aunque esta métrica no tiene en cuenta el tiempo, y conforme aumentamos el plazo del bono tendría menos sentido: Lógicamente, si has ganado 250€ tras invertir 1.000€ en un bono que acaba de llegar a vencimiento, no es lo mismo haberlo conseguido en 20, cinco o un año.

¿Cuánto se gana al invertir en bonos?

Depende. En los bonos, puedes jugar a dos juegos: pensar en quedártelo a vencimiento o planear venderlo antes.

Un inversor conservador que compra un bono de una institución muy solvente, que no va a necesitar liquidez hasta el vencimiento, si el bono lo compra por el mismo principal que le van a devolver a vencimiento, ganará la rentabilidad que proporcione el cupón sobre lo invertido. Como es un bono de un prestatario solvente, la rentabilidad será moderada. 

Si lo que está haciendo es comprar un bono con la expectativa de que bajen los tipos y que por tanto se revalorice para luego venderlo, aun comprando bonos muy seguros, puede ganar mucho dinero si bajan los tipos, aunque lógicamente también puede perderlo si finalmente los tipos lo que hacen es subir.

Desde luego, también existen bonos de mayor riesgo de impago, y su rentabilidad esperada, bien por el cupón o bien por el valor nominal es mayor. En estos bonos el riesgo de no recuperar el principal es mayor y también tiene puede tener impacto lógicamente el riesgo de subidas de tipos de interés.

Principio de Riesgo y Retorno

Al invertir el inversor sacrifica una cierta cantidad de dinero a día de hoy, por flujos de caja en el futuro que son inciertos y por lo tanto conllevan riesgos. La cantidad de riesgo percibido por una inversión en particular refleja la incertidumbre asociada. Así pues, el riesgo representa la potencial variación en los beneficios futuros de la inversión.

Los inversores tienen un amplio abanico de opciones donde colocar su capital. Las alternativas de inversión son múltiples: bonos, acciones, fondos (indexados idealmente), bienes inmuebles, etc.

Todos los tipos de activos están en constante competencia contra el resto por captar el capital de inversores.

El retorno que exigen los inversores para cada clase de activo depende de factores como el riesgo percibido, liquidez, cantidad de gestión necesaria, etc.

Si un bono a 5 años de Alemania me diese una rentabilidad del 5% anual (5€ por cada 100€ que invierto), no me compraría un local comercial para alquilarlo si la rentabilidad que me da es un 3% (3€ por cada 100€ invertidos). Tampoco me compraría un bono a 5 años de España con una rentabilidad del 4% anual.

Hay activos que los inversores perciben como más seguros y estos suelen ser bonos de países que son considerados muy fiables. La rentabilidad que dan esos bonos suele ser el “benchmark” o la referencia a partir de la cual los inversores construyen los retornos que exigen sumando puntos porcentuales según el riesgo que asignan a cada clase de activo. ¿Os suena la “prima de riesgo”?

En la Eurozona la referencia son los bonos de Alemania.

La rentabilidad exigida no es fija, sino que varía en el tiempo. Por ejemplo, una subida de tipos de interés hace que los bonos sean más rentables, por lo que puede hacer que otros activos sean menos atractivos comparativamente y bajen de valor. Al bajar de valor esos activos ganan rentabilidad y entonces en ese precio ya podrían considerarse de nuevo atractivos respecto a los bonos.

¿Son los bonos más seguros que las acciones?

En general, y para productos de similar calidad dentro de cada tipología, los bonos son considerados más seguros y las acciones más arriesgadas. Pero esto no siempre es así.

Lógicamente, un bono basura de un país casi en quiebra es más arriesgado que una acción de Microsoft.

Los bonosde una empresa te aseguran en pago del interés independientemente de si la compañía consigue unos beneficios muy altos o muy bajos. Si lo hace muy bien, los tenedores de bonos no consiguen ninguna ganancia adicional.

En cambio, los beneficios de los accionistas de dicha empresa están expuestos a los resultados de esta. Los accionistas pueden ganar tanto con los dividendos como por incremento del valor de la compañía. Si la compañía va muy bien, los accionistas conseguirán retornos altos, y viceversa. Las empresas no aseguran los dividendos y es normal que los recorte o cancele si los resultados empeoran.

Los tenedores de bonos tienen un retorno fijo (por eso se llama renta fija) con un cupón periódico, mientras que en las acciones el retorno es muy variable según el desempeño de la compañía. La cantidad o la mera distribución de dividendos no está asegurada.

Si la empresa quiebra, los tenedores de bonos tienen más derechos a ser compensados con los activos de la compañía. Si queda algo después de que los tenedores de bonos hayan sido completamente compensados, los accionistas se lo reparten.

Riesgos de Invertir en Renta Fija

Los cuatro riesgos que tiene invertir en renta fija son el riesgo de Impago, el riesgo de tipos de interés, el riesgo de inflación y el riesgo de liquidez.

A)    El riesgo de impago

El riesgo por impago (o riesgo de crédito) es el que asumes por la posibilidad de que el emisor no te pague parte (o todos) los intereses y/o el principal de acuerdo con los plazos acordados (o nunca). Este riesgo es muy bajo en empresas o países solventes, pero no tanto en los que no lo son.

Para ser capaces analizar el riesgo de impago en bonos de una empresa o país es fundamental el trabajo de las agencias de calificación o (Agencias de “Rating”). Estas empresas analizan la situación financiera de los emisores de bonos y valoran el riesgo de impago o posible deterioro de la solvencia del emisor.

Las agencias de calificación más importantes son Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch, empresas estadounidenses que copan más del 90% del mercado, por lo que conforman en la práctica un oligopolio.

Existe cierta polémica por el modelo de negocio de estas agencias, cuyos clientes son generalmente los emisores de deuda, quienes suponen la gran mayoría de sus ingresos, con lo que el conflicto de interés es claro. Además, no son infalibles, como se ha demostrado en numerosas ocasiones (como en la crisis de hipotecas subprime).

B)    El riesgo de tipos de interés

El riesgo de tipos de interés (o de mercado) consiste en la posible caída del valor del bono por una subida de tipos. Aunque a nivel de cash flow, la subida de tipos no tiene impacto, siempre que no vendas el bono y, por tanto, te lo quedes hasta vencimiento, sí tiene un coste de oportunidad de no poder venderlo sin pérdidas para invertir en otra cosa o conseguir liquidez.

Los bonos, incluso los considerados más seguros, de los países y empresas más solventes, se pueden depreciar de forma rápida por una subida de tipos. De nuevo, si no piensas venderlo antes de vencimiento, puedes seguir cobrando los cupones hasta entonces sin mayores problemas. Sin embargo, si necesitas liquidez en un momento en que ha subido la rentabilidad del bono, puedes afrontar pérdidas sustanciales por muy solvente que sea el país o empresa que ha emitido el bono.

El riesgo de tipos de interés tiene poco impacto en bonos a corto plazo, y las pérdidas potenciales por venta antes de vencimiento cuando han subido los tipos van creciendo conforme el bono tiene una duración más larga. De forma simétrica, una bajada de tipos hará que se revaloricen los bonos, más cuanto mayor sea su duración.

¿Por qué el riesgo de tipos afecta más conforme sube el plazo?

El interés compuesto tiene un efecto exponencial. La TIR (retorno anual) exigida sube y por tanto la tasa de descuento anual aplicada para descontar los flujos futuros (cupones y principal) también se incrementa. La tasa que se use tiene un mayor impacto en el valor actual del bono si tiene los flujos más lejos en el tiempo:

  1. Compras un bono a cinco años al 5% por 1.000€ y sube el tipo de interés de mercado a 10%:
Efecto de subida de tipos bono a 5 años

Como puedes ver, se deprecia un 19% por la subida de tipos.

  • Si en vez de 5 años, es un bono a 10 años, que compras por 1.000€ al 5%, y sube el tipo de interés al 10%:
Efecto subida de tipos en bono a largo plazo 10 años

Como puedes ver, se deprecia un 31% por la subida de tipos.

La rápida subida de tipos experimentada en el mercado desde mediados de 2022 tuvo como consecuencia la quiebra de varios bancos que tenían poca liquidez y gran parte de su pasivo invertido en bonos a largo plazo, que se depreciaron rápidamente. Los bancos tenían la intención de dejarlos en balance hasta vencimiento, y por ello no se anotaron pérdidas ni los valoraron a precio de mercado en ese momento (como han hecho tantos otros). Sin embargo, en cuanto los depositarios empezaron a retirar liquidez y estuvieron forzados a vender los bonos para repagarles (la liquidez que tenemos en los bancos es dinero que nos deben) afloraron cuantiosas pérdidas.

C)   Riesgo de Inflación

Este riesgo hace referencia a la posibilidad de que la inflación perjudique el rendimiento, valor o poder de compra de los ingresos que proporciona una inversión.

  • El retorno de una inversión sin tener en cuenta la inflación se conoce como retorno nominal.
  • El retorno descontando el efecto de la inflación (midiendo su capacidad de compra) es el retorno Real.

Los bonos generalmente tienen un cupón fijo (salvo casos especiales).

Si el cupón que te ofrece un bono de un país es de 1.000 € al año, y, tras comprarlo, se da en el país una inflación del 5% anual durante 5 años, el valor real del cupón habrá disminuido un 27,6%.

Esta es una de las razones por las que los tipos de interés de países con inflación son tan altos; o por qué muchas veces es imposible lograr que alguien te compre bonos si un país tiene una inflación estructuralmente muy alta (usualmente ligada una emisión masiva de moneda).

Bonos ligados a la inflación

Existen bonos que protegen frente a la inflación. Algunos gobiernos emiten bonos de este tipo. Pueden funcionar de varias formas, aunque un ejemplo común es que el porcentaje de cupón se mantenga y sea el principal el que sube en línea con la inflación experimentada.

Por ejemplo, imaginemos que compras un bono a 10 años ligado a la inflación por 1.000€, con un cupón anual del 5%, y se da una inflación del 4% anual todos los años. El principal a devolver a vencimiento será 1.480 € (sube un 4% anual acumulado).

El cupón anual se paga sobre el valor del principal en cada momento: en el año uno 52€ (5% sobre 1.040 €), en el año dos 54€ (5% sobre 1.081 €) … así hasta el año diez cuyo cupón sería de 74€ (5% sobre 1.480 €). A final de ese año te devolverían el principal de 1.480€.

D)   Riesgo de Liquidez

El riesgo de liquidez está relacionado con la posible incapacidad de encontrar compradores para un bono que quieres vender en cierto momento.

Sería muy raro que los bonos de la mayor parte de países tuviesen riesgo de liquidez. Esta situación se da para productos en los que el mercado es muy pequeño, con muy poquitos compradores y vendedores.

Si en un mercado muy pequeño aparece una situación en la que existe poco interés por un producto, es probable que se dé una gran volatilidad y para venderlo debamos hacerlo con un descuento alto.

Invertir en Fondos o ETF de Renta Fija

Al igual que en renta variable, existe la posibilidad de comprar fondos o ETF de renta fija. Sin embargo, comprar un fondo o ETF de renta fija es muy diferente a comprar uno o varios bonos.

La principal diferencia es que, al comprar un bono, el inversor recibe a vencimiento el principal, sin embargo, los fondos o ETF de renta fija tiene una cartera de distintos tipos de bonos, con vencimientos diferentes que se van reinvirtiendo a vencimiento continuamente. Por este motivo, la cantidad invertida siempre estará sujeta al riesgo de tipos de interés, no pudiendo esperar al vencimiento para recuperar lo invertido, pues no existe vencimiento del fondo en sí.

Seguramente, un ETF de renta fija de buena calidad, si inviertes una cierta cantidad de dinero, te dé unos cupones mientras mantengas la inversión. Sin embargo, si necesitas retirar la cantidad invertida en un momento en que han subido los tipos, puedes sufrir pérdidas. Nadie te asegura que la cantidad que inviertes en un fondo o ETF de renta fija se mantenga igual o suba con el tiempo. 

 No considero que simplemente por esto sea mala inversión, pero es algo a tener muy en cuenta.

Échale un vistazo a mi mi libro: Fundamentos de la Inversión Inmobiliaria

Suscríbete para estar al tanto de todas las novedades!

* indicates required

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *